Publicado en Motivación, Reflexiones del Corazón

Como adentro, afuera y como afuera…

Ordenarme el adentro al ordenarme el afuera. Darme espacios para fluir y dejar atrás quien ayer quise o creí ser. Habitándome el momento, renovándome.

Permanentemente tengo una caja o una bolsa destinada a la beneficencia. Con regularidad la llevo permitiéndole a todas esas buenas ideas, fluir hacia alguien que las esté esperando.

A mí me regalo el espacio que eso hace. Espacio para la tranquilidad. Espacio para la magia.

No soy la más meticulosamente ordenada del mundo mundial. Me gusta la libertad de permitirme un hogar donde la creatividad se sienta invitada y a gusto. Pero también me gustan los espacios prolijos, armoniosos, donde las cosas y sus lugares tienen una intención.

Mi trabajo personal es pues en muchos, muchos aspectos un trabajo de integración de complementarios. Divino Masculino y Sagrado Femenino. Traer el cielo a la tierra y elevar lo terrestre al cosmos.

Habitar los así llamados opuestos, danzar en esta aparente pero vívida dualidad. Eso es lo mío, justo así como lo es este #Empoderamientoconempatia

Autor:

Ojos para lo sutil, voz para lo profundo. Amalgama de sentires y reflexión. Entusiasta de las redes. Vivo y dejo vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s