Publicado en Reflexiones del Corazón

El país de las prisas

Este era el país de Los Que Siempre Llevan Prisa. Su habitantes no lo saben, pero casi todos padecen el síndrome del “antes y más es mejor”.

Van brincando sobre sus largas y elásticas colas, retumbando de un lado a otro sólo importando cuántos kilómetros recorren, cuántos paisajes “conquistan” y en cuanto tiempo los recorren. Eso es lo normal aquí.

Se dice que el mayor tesoro que se puede tener es escurridizo. Lo llaman TIEMPO y, si bien es algo que todos dicen anhelan tener, la verdad es que la mayoría lo gasta en cualquier cosa, con tal de no sentirse diferente a aquellos “que no tienen”.

Porque lo que está de moda no es tener tiempo para disfrutarlo, sino para, de nuevo gastarlo. Volviendo a quedar la cuenta en ceros. Esta raza no sabe cómo aquilatar el tiempo. Hacen, hacen, hacen todo el tiempo que se les olvida simplemente ser y sentir lo que sienten. Porque en eso consiste el síndrome de “cuanto antes es mejor”.

En la tierra de Los Que Llevan Prisa todos dicen querer tener más tiempo, repito. Sin embargo en realidad nadie parece comprender en realidad lo que el tiempo es y por eso lo van persiguiendo a cada momento.

Pero en medio de todos estos ocupados hacedores, que corren no por placer sino por compulsión, existen algunos soñadores, observadores. Se trata de un pequeño grupo, pero también cada vez nacen más y más de ellos. Se les conoce como SENSIBLES.

A veces pareciera que las cigüeñas se equivocaros de ruta, porque aquí el ritmo elegido para la vida no deja mucho espacio justo para eso: observar, sentir y soñar.

¿Quién va a comprender aquí a aquellos que no padecen ni conocen eso de Cuanto Antes, es Mejor, aquellos que simplemente “se toman su tiempo”? ¿Ellos, los que no necesitan saltar de un lugar a otro, de una experiencia a otra, de un contacto a otro, porque en cada momento encuentran suficientes – o más que suficientes- estímulos?

Por eso los consideran LENTOS, porque no tienen el paso o la prisa que tanto se adora en estas tierras. Les dicen CALLADOS porque no ven la necesidad de mostrarse expresivos en todo momento, mientras que se ocupan con percibir, pensar y soñar.

También suelen llamarlos TÍMIDOS ya que en grupos y experiencias nuevas se toman su tiempo antes de actuar, en lo que asimilan todo eso que les llega. Toda esa información y estímulos que resultan imperceptibles para los “brincadores”: un cambio en las energías, sonidos inusuales, olores nuevos o justo que activan recuerdos, un cambios de luces…

Información que ha de ser asimilada, identificándola, organizándola y dándole sentido y contexto. Momentos que generan nuevas vivencias internas, a veces intensas.

Así que en la tierra del Cuanto Antes es Mejor, cada vez llegan más soñadores que parecen ignorar las prisas del entorno, enseñándonos una nueva manera de vivir. Encienden su luz y nos dejan ver un poquito de la locura de las prisas en que vivimos.

Continuará, supongo…

Martha Constanza García

15 de enero de 2018

 

©copyright

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS, GRACIAS POR COMPARTIR ESTE TEXTO RESPETANDO LA AUTORÍA

Imagen: Pixabay

Autor:

Ojos para lo sutil, voz para lo profundo. Amalgama de sentires y reflexión. Entusiasta de las redes. Vivo y dejo vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s