El umbral

Rincón húmedo, suavecito y olvidado.

Flor de pétalos carnosos.

Exótico manjar.

 

Portal sagrado de lo insondable femenino.

Puerta de acceso a los secretos más profundos.

Entrada al paraíso de aquellos placeres censurados.

 

Niña mía, hasta ahora condenada al no sentir

Para no despertar a las más traviesas ninfas

Con tus mensajes de alquimia e iniciación.

 

Hermosa parte de mi ser, hoy te veo y te acaricio.

Y asumo el destierro que por miedo te había impuesto.

Culpándote también a ti de dolores y rechazos ancestrales.

 

Magnífica apertura al hogar de la Mujer Salvaje.

Delicada, sutil y poderosa guardiana.

Hoy me atrevo a entrar y explorar la sagrada guarida.

 

Y sin saber muy bien cómo, siento nacer en mí la intención

De restablecerte como poderosa y sabia guía

De la vida de esta mujer que en mí despierta.

 

Y que la Diosa nos acoja.

 

Martha Constanza García

2017

 

©copyright

Todos los derechos reservados.

Es posible compartir este texto respetando la autoría.

 

Imagen: Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s