Publicado en Escritura Terapéutica

No lo pedí yo, lo quiso el viento

El azul mar de mi memoria en un momento

hoy me trajo en una ola tu recuerdo.

No lo pedí yo, lo quiso el viento:

aquí recordarnos en un aliento.

 

Nuestra historia, fugaz estrella en el firmamento,

fue algo muy alejado de aquello que ideal siento.

Pero en su dìa fue, por mi parte al menos,

algo importante y de mucho sentimiento.

 

Que lo que tuvimos fue un error, ya no lo pienso,

pues aprendí varias lecciones para mi crecimiento.

Las heridas las ha curado y borrado el tiempo

y desde esa vez más dramas en mi vida no consiento.

 

Quizá nunca cuentes con mi entendimiento,

pero seguro lo haces con mi agradecimiento.

Hacia tí no tengo ningún resentimiento

y hoy ya no te culpo ni te desmiento.

 

Aunque, pensándolo bien, no estás exento

de que si te veo cerca: ¡yo corro y te ahuyento!

 

Martha Constanza García

1 de abril de 2017

©copyright

Todos los derechos reservados.

Es posible compartir este texto respetando completamente la autoría.

www.facebook.com/empoderamientoconempatia

Imagen: Pixabay

Autor:

Ojos para lo sutil, voz para lo profundo. Amalgama de sentires y reflexión. Entusiasta de las redes. Vivo y dejo vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s