Publicado en Escritura Terapéutica

Y empezó a desidentificarse de sus “habilidades”…

Y empezó a desidentificarse de sus “habilidades” y al hacerlo se encontró con su verdadero poder.

Dejó de sentirse una persona persuasiva pues ya no le interesaba convencer a nadie.

Dejó de creer que podía saber lo que los demás pensaban, pues empezó a sólo prestar atención a lo que su propio corazón le susurra.

Dejó de querer ser siempre (percibida como) razonable y encontró ahí mismo su libertad.

Y fue cuando dejó de creer que siempre debía tener la palabra adecuada, cuando ella reencontró su propia voz.

Martha Constanza García

19 de diciembre de 2016

©copyright

Todos los derechos reservados.

Es posible compartir este texto respetando completamente la autoría.

www.facebook.com/empoderamientoconempatia

Autor:

Ojos para lo sutil, voz para lo profundo. Amalgama de sentires y reflexión. Entusiasta de las redes. Vivo y dejo vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s